Recuperar el control: elaborar un presupuesto en tiempo de crisis

Share this

En estos momentos, uno siente que todo está cambiando. Quizás, usted o alguien en su familia fue suspendido o despedido de su trabajo o se preocupa de que podría ocurrir pronto.

Es fácil sentirse estresado o preocupado sobre su dinero. Pero hay cosas que puede hacer ahora mismo para recuperar el control.

Si ha perdido su trabajo, presente una solicitud de desempleo inmediatamente a través del sitio web de estado.

La Ley CARES ha incorporado cambios al beneficio del seguro de desempleo y usted podría ser elegible para recibir un pago extra de $600 semanalmente. El número de semanas en el que puede reclamar el beneficio también ha aumentado.

Con tanta gente presentando reclamos ahora, es posible que experimente largos períodos de espera, pero tenga paciencia. Una vez que sea aprobado, sus cheques llegarán en pocas semanas.

Diferencia entre necesidades y deseos

Como norma general, sus necesidades más importantes usualmente incluyen: vivienda, alimentos, servicios, seguro, gasolina y un teléfono celular.

Sus deseos son casi todo lo demás y deberían ser eliminados. Esto incluye cosas como televisión por cable, salir a comer (o comprar comidas para llevar en esta instancia), hacer compras en línea, membresías de gimnasios, servicios de suscripción, pagos repetidos no esenciales. Se sorprenderá al ver cuánto puede ahorrar si elimina o por lo menos reduce todos estos.

Reducir el costo de las “necesidades”

A pesar de que no puede eliminar las necesidades completamente, podría encontrar ahorros incluso en los pagos esenciales.

Primero, descargue la hoja electrónica de cálculos elaborar un presupuesto en una crisis para llevar la cuenta de cuánto podría ahorrar.

Ahora prepare una lista de todas sus necesidades organizadas por categoría y prepare un plan para incorporar ahorros en cada una. Por ejemplo:   

Teléfono celular

  • Evalúe su plan y pase a uno más barato.
  • Vea si puede ahorrar dinero cambiando su conducta (quizás reducir el uso de datos y usar el WiFi en su casa) y usar aplicaciones para las llamadas.

Servicios públicos

  • Cambie al plan más básico para el gas y electricidad
  • Busque pequeños ahorros, como abrir las ventanas en lugar de usar el aire acondicionado o agregar una cobija a su cama si tiene frío.
  • Negocie el pago con su proveedor; algunos han suspendido los cortes de servicio o eliminado los recargos por retrasarse en los pagos.

Vivienda

  • Si está preocupado por el pago del alquiler o el préstamo hipotecario, consulte a su propietario o proveedor hipotecario para conversar sobre ayuda con el pago.
  • Muchas compañías de servicio financieros, como BB&T y SunTrust, tienen un programa de ayuda con el pago en una variedad de préstamos (que incluyen hipotecas, automóviles y tarjetas de crédito) que le permitiría hacer acuerdos especiales durante un período de tiempo acordado. Muchas solicitudes también pueden ser presentadas en línea.

Alimentos

  • Elimine completamente las comidas para llevar y planifique las comidas para la semana antes de ir al supermercado.
  • Trate de comprar alimentos sanos pero menos costosos al comprar la marca del supermercado en lugar de los líderes en cada categoría.
  • Cocinar en cantidad y congelar comidas también es una excelente manera de hacer que los alimentos duren más tiempo. También puede consultar a los bancos de alimentos locales para ver si pueden ayudarle.
  • Consulte para ver si su tarjeta de crédito le ofrece reembolsos por las compras en el supermercado.

Seguro

  • Considere pausar los pagos a las pólizas que no son esenciales. Si todavía está trabajando, podrían ser cosas como las inversiones al plan 401(k) u otras cuentas para la jubilación.
  • Asegúrese de mantenerse al tanto de seguros clave, como el seguro de salud o del automóvil y otras pólizas que se requieren legalmente. Consulte a sus proveedores sobre cualquier opción de ayuda con el pago si tiene dificultad para hacer los pagos.

 

Podrían existir otras categorías en las que usted puede pensar, por lo tanto, agréguelas a su lista y use el mismo método.

Si hacer todos estos ahorros le parece algo miserable, recuerde, no es para siempre. Y la decisión que usted tome ahora aumentará su resiliencia para cualquier cosa que venga en el futuro.

Por último, tener que hacer grandes cambios inesperadamente puede tener un impacto negativo en su salud mental. Si desea conversar con alguien sobre su situación, considere un asesor financiero gratuito. Puede encontrar más información sobre esto aquí.

 

COMIENCE AHORA CON SU NUEVO PRESUPUESTO

Descargue la hoja de trabajo de Crisis Budget aquí para comenzar a encontrar lugares para reducir gastos.

 

Para ver este artículo en inglés, haga clic aquí.

Este contenido no constituye asesoramiento legal, impositivo, contable, financiero o de inversión. Le invitamos a que consulte a profesionales legales, impositivos, contables, financieros o de inversión competentes teniendo en cuenta sus circunstancias específicas. No ofrecemos ninguna garantía sobre la precisión o totalidad de esta información, no respaldamos a ninguna compañía, productos o servicios de terceros que se describen aquí y no asumimos ninguna responsabilidad del uso que usted haga de esta información.